¿Enseñan bien las Escuelas de Negocios?

Date: 14.02.2017 | admin">admin | Blog

Releyendo algunos pasajes del libro de Taiichi Ohno (1) durante la clase de Introducción al Lean Manufacturing que impartí la semana pasada en la Universidad de Burgos, decidí que compartiría  y que abriría una discusión respecto a lo que dice el creador del Sistema de Producción de Toyota.

Yo opino que las Escuelas Negocios no enseñan todo lo necesario para dirigir empresas en mercados exigente y cambiantes como los actuales.  Es más, muchos de los MBA’s o cursos de Administración de Empresas que imparten importantes Escuelas de Negocios de este país están anclados en el pasado (hace pocas semanas tuve ocasión de estudiar el temario de una de los cursos de una de las escuelas de negocios más prestigiosas de este país, y me reafirmo).

Mucho marketing, muchísimo de económico-financiero, algo de Calidad (ISO, como no…), algo de factor humano, bien de TIC’s. El problema e fondo, en mi opinión es que incitan al empresario a CRECER como si fuera un fin en sí mismo

No enseñan nada de Cadenas de Valor, nada de desperdicios (Muda), nada de Muri y Mura, nada de Hoshin Kanri,  y nada de orientación al cliente.

¿Qué opináis? ¿Las escuelas de negocios están a la altura? 

Recomiendo el pasaje que he transcrito abajo antes de discuitr sobre el tema.

” El bajo nivel de crecimiento es preocupante (pág.26):

En los períodos de gran crecimiento antes de la crisis del petróleo, el ciclo económico normal consistía en dos o tres años de prosperidad seguidos de, como máximo, seis meses de recesión. En ocasiones, el período de prosperidad duraba más de tres años.

Sin embargo, un bajo nivel de crecimiento invierte este ciclo. La tasa anual de crecimiento económico de un 6 a un 10 por ciento dura como mucho de seis meses a un año, seguida de dos o tres años de bajo o nulo crecimiento, o incluso de crecimiento negativo.

Normalmente, la industria japonesa ha estado guiada por la idea de “si lo haces, puedes venderlo” y la industria del automóvil no es ninguna excepción. Me temo que, como consecuencia de esta idea, ha primado en los directivos comerciales el interés por la cantidad.

En la industria del automóvil suele utilizarse frecuentemente la curva de Maxcy-Silberston (2). Este principio de producción en serie, aunque con algunas limitaciones en cuanto a la reducción de costes, se basa en que el coste de un automóvil baja drásticamente en relación con el incremento de las unidades fabricadas. Esto se comprobó de forma fehaciente durante la etapa de elevado crecimiento, y este principio primó en la mente de los dirigentes de la industria del automóvil.

Sin embargo, en la etapa actual de bajo crecimiento, debemos corregir, lo antes posible, los méritos que se atribuyen a la producción en serie. Hoy en día, un sistema de producción de producción basado en incrementar los volúmenes de los componentes (por ejemplo, utilizando una prensa troqueladora para taladrar tantas unidades como sea posible en un período de tiempo determinado) no es práctico.  Además de dar lugar a todo tipo de excedentes, un sistema de producción así ya no es apropiado para nuestras necesidades 

(1) Taiichi Ohno – El Sistema de Producción de Toyota – Más allá de la producción a gran escala – Editorial: Productivity Press – Ediciones Gestión 2000, S.A: – Barcelona 1991

(2) English Book edditio: The Japanese automobile industry : technology and management at Nissan and Toyota / Michael A. Cusumano. 1985 –  Cusumano, Michael A., 1954-

Muchas gracias y espero que sea de interés.

Yon Valverde Amunárriz

CEO VALVERDE AMUNÁRRIZ

Deja un comentario